Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings Contact Us
Páginas relacionadas

Viajes internacionales durante el embarazo o la lactancia materna

Consideraciones especiales para viajar durante el embarazo

Es normal viajar durante el embarazo, y muchas mujeres lo hacen. Pero es importante pensar en los posibles problemas que podrían surgir durante los viajes internacionales, y, también, en cómo obtendría atención médica de calidad en los países que visita. Aplíquese todas las vacunas que necesita antes de quedar embarazada, en lugar de esperar a recibirlas durante el embarazo.

El Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists) afirma que la etapa más segura para que una mujer viaje es el segundo trimestre de gestación, entre la semana 14 y la 28. Es la época en la que mejor se sentirá la mujer y, además, la que conlleva el menor riesgo de aborto espontáneo o parto prematuro. Durante el tercer trimestre (entre la semana 28 y la 40), muchos proveedores de atención médica y muchas parteras recomiendan permanecer dentro de un radio de 300 millas (unos 480 km) de la casa debido a los posibles problemas, como presión arterial alta, flebitis y trabajo de parto falso o prematuro. Generalmente, no se les permite a las mujeres tomar vuelos nacionales después de las 36 semanas de gestación, y vuelos internacionales después de la semana 28 a la 35. La decisión de viajar y qué tan lejos hacerlo en cualquier momento durante el embarazo debe tomarla conjuntamente con su proveedor de atención médica o su partera.

En el caso de la mayoría de las embarazadas, la radiación cósmica durante un vuelo no es un riesgo para el feto, pero la tripulación y las mujeres que viajan a menudo en avión pueden superar los límites de la radiación.

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), es posible que a las embarazadas que tienen las siguientes afecciones se les aconseje no viajar a los países que exigen vacunas previas al viaje. Esta lista puede estar incompleta. Por lo tanto, hable sobre sus antecedentes médicos con su proveedor o su partera antes de planificar un viaje:

  • Antecedentes de aborto espontáneo

  • Insuficiencia cervicouterina

  • Antecedentes de embarazo ectópico

  • Antecedentes de parto prematuro o rotura prematura de las membranas

  • Anomalías placentarias en el pasado o en la actualidad

  • Amenaza de aborto espontáneo o sangrado vaginal durante el embarazo en curso

  • Varios fetos en el embarazo en curso

  • Antecedentes de toxemia, presión arterial alta o diabetes en cualquier embarazo

  • Antecedentes de infertilidad o dificultad para quedar embarazada

  • Primer embarazo después de los 35 años

  • Enfermedad de las válvulas cardíacas o insuficiencia cardíaca congestiva

  • Antecedentes de coágulos de sangre

  • Anemia grave

  • Problemas crónicos de los aparatos o sistemas del cuerpo que requieren tratamiento 

También es posible que se le aconseje no viajar a lugares donde puede correr peligro. La lista a continuación puede estar incompleta. Hable sobre sus planes de viaje con su proveedor de atención médica o su partera, antes de planificar un viaje.

  • Lugares a grandes alturas

  • Lugares donde hay epidemias de infecciones de origen alimentario o transmitidas por insectos que ponen en riesgo la vida

  • Lugares donde la malaria es frecuente

  • Lugares donde se necesitan o recomiendan las vacunas con virus vivos

Consejos útiles para viajar durante el embarazo

Estos son algunos consejos para viajar durante el embarazo:

  • Antes de viajar, intente planificar con antelación por si surgen problemas o emergencias. Verifique que su seguro médico tenga validez en el exterior y asegúrese de que cubrirá a un recién nacido, en caso de que el parto se produzca mientras usted está de viaje. Es recomendable que piense en la posibilidad de adquirir un seguro complementario de viaje y de evacuación médica.

  • Investigue cuáles son los centros médicos en su lugar de destino. Las mujeres en el último trimestre de embarazo deben buscar lugares que puedan tratar las complicaciones del embarazo, la toxemia y las cesáreas.

  • Si necesita atención prenatal mientras está de viaje, haga los arreglos antes de viajar. Hable con su proveedor de atención médica o su partera para encontrar la mejor manera de manejar estas cuestiones.

  • Sepa cuál es su tipo de sangre y verifique que la sangre se analice para detectar la presencia del VIH y de hepatitis B en las regiones que visitará.

  • Asegúrese de que en sus lugares de destino haya alimentos y bebidas que sean seguros, como agua embotellada y leche pasteurizada.

  • Si viaja en avión, pida un asiento de mampara en el pasillo que le ofrece más espacio y comodidad. Si tiene náuseas matutinas, intente organizar el viaje en el horario del día en que generalmente se siente bien. En los asientos sobre el ala en la parte media del avión se percibe menos la turbulencia.

  • Intente caminar cada media hora durante un vuelo tranquilo. Flexione y extienda los tobillos con frecuencia para prevenir la formación de coágulos de sangre en las venas (tromboflebitis).

  • Ajústese el cinturón de seguridad a la altura de la pelvis, por debajo de las caderas.

  • Beba abundante cantidad de líquidos para mantenerse hidratada. En las cabinas de los aviones, la humedad es baja.

  • Intente descansar tanto como sea posible mientras está de viaje. El ejercicio físico y la actividad durante el embarazo son importantes, pero intente no exigirse demasiado.

Consideraciones especiales para viajar durante la lactancia materna

La lactancia materna le ofrece al bebé el mejor comienzo nutricional en la vida, así como la protección necesaria contra determinadas infecciones. Sin embargo, viajar al exterior mientras amamanta puede ser un problema.

Si está amamantando de manera exclusiva, no tiene que preocuparse por esterilizar los biberones ni por tener agua limpia. Puede vacunarse para protegerse contra las enfermedades, según el lugar al que viaje. Pero las enfermedades, como, por ejemplo, la fiebre amarilla, el sarampión y la meningitis meningocócica, tal vez sean una amenaza para los bebés que no pueden ser vacunados al nacer. Hable al respecto con su proveedor de atención médica o su partera y el cuidador de su bebé antes de viajar.

Si alimenta a su bebé con leche de fórmula, lo mejor es usar la fórmula en polvo con agua hervida. También es recomendable que lleve un suministro de fórmula preparada para bebés en latas o en biberones listos para consumir en caso de emergencia.

La lactancia materna ayuda a reducir la probabilidad de que su bebé tenga diarrea del turista. Si usted tiene diarrea del turista, beba muchos líquidos y siga amamantando a su bebé.

Vigile lo que come y sus patrones de sueño, así como sus niveles de estrés, ya que esto afectará la producción de leche. Beba más líquidos. Trate de no consumir alcohol ni cafeína, y evite exponerse al humo.

Revisor médico: Donna Freeborn PhD CNM FNP
Revisor médico: Heather M Trevino BSN RNC
Revisor médico: Mary Terrell MD
Última revisión: 1/1/2021
© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Disclaimer